Qué ver y qué comer en Macao (Parte III)

Viaje a Hong Kong y Macao del 16 al 29 de Agosto de 2017

PARTE III

Día 5. Traslado a Macao.

Desde el hotel nos facilitan un Shuttle para ir hasta Kowloon Station y desde allí debemos coger el metro una parada y cambiar de isla para volver a coger otra línea que nos dejará en la parada de Sheung Wan, donde unas 10 escaleras mecánicas más arriba está el puerto desde donde sale el Ferry a Macao. Nos han dado billete para las 12:45 pese a llegar a las 11 y que sale uno cada 15 minutos más o menos, pero, como no, la cantidad de gente es importante. 164 HKD por persona cuestan los billetes en turista (disponen de clase superior).

Es rápido, no sabría decir los nudos a los que va pero se nota la velocidad en el barco, ha tardado unos 50 minutos en llegar. Impresionan la cantidad de barcos a las afueras del puerto de Hong Kong esperando a que les den entrada a sus terminales. Hay control de pasaportes tanto a la salida de Hong Kong como a la entrada en Macao, pero ambos son bastante rápidos pese a las colas. En Macao está todo muy organizado y sales directamente a la zona de los autobuses de los hoteles y enseguida hemos encontrado el nuestro. En 15 minutos hemos llegado desde el puerto al hotel. Son casi las 15 entre unas cosas y otras, nos vamos a comer al primer sitio con buena pinta que encontramos desde el hotel. Candy Cafe, con comida Thai (como casi todos), burguers, pizza, pasta… un local pequeño pero aseado y con precios normales. Una burguer australiana y un croissant de cangrejo de principales con unos entrantes variados. Unos 251 HKD, muy bien.

Visto el mapa parecía que podríamos ver cosas esta tarde y allá hemos ido. “Fresquitos” hemos bajado hacia el Centro histórico de Macao para ver sus principales monumentos históricos, a destacar la Fortaleza do Monte, las ruinas de São Paulo y la calle Largo do Senado. Macao es el país con mayor densidad de población del mundo y se ha hecho notar en el paseo hacia esta zona. Hemos llegado primero a las ruinas de São Paulo.

Tan solo queda la fachada principal y la escalinata que lleva hacia ellas, en lo alto de la colina preside la zona histórica.

A su derecha si la miras de frente está la fortaleza, un pequeño recinto que se puede pasear alrededor de sus murallas, con bonitas vistas desde el interior.

Se puede ver que es una ciudad antigua, colonia portuguesa hasta hace 25 escasos años, las calzadas son empedradas como las de Lisboa o Oporto y los edificios tienen ese aire decadente de las ciudades portuguesas.

Bajando la escalinata se llega a la calle principal que cruza toda esta zona y te lleva directamente a la Largo do Senado.

Esta plaza con pequeñas fincas de 3-4 alturas del siglo XIX te lleva a Europa, claro, hasta que dos manzanas más allá levantando la vista ves el casino más representativo del país, El Gran Lisboa. Son unos 15-20 minutos más de calle comercial y sudor intenso y te encuentras bajo esta mole monumental. Pegados a él, el pequeño Lisboa y tras cruzar la calle el Wynn y el MGM.

El volumen de juego en Macao es cuatro veces superior a Las Vegas. Sí, es cierto, pero… Las Vegas solo hay una. Están en pañales por estos lares si se quieren comparar tanto los casinos por dentro como los comercios por fuera y el ambiente que se vive en el Strip americano con las calles y plazas de Macao.

Volvemos hacia el hotel buscando solo para cenar y dos calles más abajo del hotel encontramos el Restaurante Kruatheque. Bien atendidos y con una verdura en tempura que ha estado muy rica. Mañana más. Buenas noches !!!

Día 6. Patrimonios de la Humanidad de Macao, Taipa y Cotai.

Hoy nos espera una buena caminata. Primero iremos a ver los Patrimonios de la Humanidad de Macao para después pasar a las islas de Taipa y Cotai. Primero nos encontramos tras poco más de 10 minutos con la San Lawrence’s Church, pequeña iglesia de principios de siglo, para ellos importante, del tamaño de una iglesia de barrio. Siguiendo unos minutos más nos encontramos con la Casa del Mandarín, un bonito complejo donde vivió un famoso escritor de la zona, recientemente restaurado con bonitas mezclas de materiales nobles.

 

Al lado de encuentra la calle Largo do Lilao, construcciones pequeñas de estilo portugués en donde casi acabándola se encuentra el Cuartel dos Mouros, construcción árabe dedicada en la actualidad a un edificio gubernamental, y al finalizar la estrecha calle llegamos al Templo de A-Ma, budista, que se levanta en un roca mezclándose con árboles que nacen desde ella con la frondosidad habitual.

 

Desde allí hemos cogido el autobús 11, desde la otra parte de la gran avenida, para poder ir a Taipa, unida con Macao por tres puentes. Es una pequeña localidad sin grandes alardes como el resto, parece que simplemente sirva de unión entre Macao y Cotai. Aquí en Taipa visitamos las Casas de Taipa, cuatro construcciones de estilo colonial con vistas a un lago de agua dulce lleno de vegetación , dedicadas a pequeños museos de la historia de la población del lugar.

A unos 300 metros está la Rua do Cunha, una estrecha calle peatonal simplemente comercial, en donde, eso sí, antes de comer hemos podido comprar los famosos pasteles de Belem (como los portugueses) de la pastelería Lord Stow’s Bakery, deliciosos. Acabada la calle y a su derecha comemos en Cozinha Pinoccio, el sitio con mejor pinta y precio de los que había, por poder sentarnos con tranquilidad.

Miramos como ir a la parte de Cotai, una zona creada de la nada, antes era mar y ahora es la zona más importante de casinos de Macao.

Decidimos ir andando, no ha sido complicado llegar salvo por el habitual calor. Llegamos a la Strip de Cotai, se ven el Complejo City of Dreams, el Venetian, el Sands, Le Parisien… estos si, increíbles. Entramos primero en el Venetian.

Es inmenso, nos hemos perdido un par de veces en la zona del canal, un canal veneciano cubierto, donde el tiempo parece que no pase, rodeado de las tiendas más exclusivas, con un grandioso casino lleno a reventar. Sin tener que salir a la calle por una serie de calles y escaleras mecánicas llegamos a Le Parisien, otro pedazo de construcción con unos interiores fastuosos, de un nivel de lujo fuera de lo normal.

Prácticamente en la puerta de salida cogemos el bus 25X que nos deja a 5 minutos de nuestro hotel. En el trayecto primera tormenta de la que nos hemos librado, en los 45 minutos de autobús de línea (por 3 euros) no ha dejado de jarrear el cielo. Cena en el Lounge de nuestro hotel (Hotel Royal Macao), muy bien de precio para ser dentro, unos 300 HKD. Mañana más!!! Buenas noches!!!

Días 7 y 8. Tifón Hato. Vuelta a Hong Kong.

Noche larga la de la noche que venía el tifón. Las televisiones locales avanzaban que venía el tifón. Advertían “tengan cuidado viene con fuerza y va a coger más en el golfo del mar de China meriodional”. Cuando llegamos de la visita del 6 en el lobby del hotel parecía que todo estaba normal, como si no fuese a pasar nada, el pequeño casino del hotel estaba abierto, los ascensores funcionaban normalmente hasta que comenzó a llover. No parecía nada excepcional, nos fuimos a dormir tranquilos, una tormenta tropical como las habituales de estas zonas o las del Caribe. No. Al levantarnos por la mañana todo había cambiado, los vientos de más de 160 km hora azotaban sin parar árboles, andamios, techos, coches, todo lo que encontraba. Afortunadamente nuestro hotel estaba en la zona alta de Macao y las olas brutales levantadas por el viento no se sentían en nuestra zona. Desde la habitación solo se oían sirenas de ambulancias, bomberos y policía que iban a auxiliar y limpiar calles mientras seguía Hato a sus anchas. Aún empeoraba la situación, el techo del edificio de enfrente se desvanecía poco a poco, las chapas de la cubierta eran hojas de papel puestas frente a un ventilador. Caían en la calle, volaban y chocaban contra el hotel, contra la finca del otro lado de la calle, varias rompieron cristaleras de los balcones y lunas de coches, empezaron a caer ventanas enteras y los árboles quebraban, incluso desprendiéndose de sus raíces. Bajamos al lobby.

Avisaron que todo estaba cerrado, aeropuerto, puerto, que en la zona baja y la de Cotai se estaban viviendo situaciones muy dramáticas con el mar y que les solicitaron que no dejasen marchar a nadie. Nos atendieron a todos estupendamente. A principio de la tarde, de repente, todo se calmó. Había acabado. Cansado de escupir agua hacia arriba y abajo, soplar con indecencia y romper todo a su paso, Hato se adentraba en la China del este, dejando Macao a sus espaldas. Decidimos salir a dar una pequeña vuelta de no más de una hora para ver cómo estaba todo.

Triste, apagado, deshecho y tembloroso estaba Macao. En el hotel fue el único sitio donde se pudo tomar un pequeño picnic de cena. Esta mañana nos hemos levantado pronto. Debíamos realizar el check out y volver a Hong Kong, y no sabíamos en qué situación estábamos en cuanto al transfer desde el hotel y si los ferrys estaban saliendo o no. Nos han confirmado que si se podía salir pero que el tráfico era imposible por los destrozos y que el autobús estaba tardando mucho. Desayuno rápido y a esperar. En el segundo bus hemos entrado los primeros. Cada 15-20 minutos salía un ferry pero la terminal estaba a tope. Ayer no pudo salir nadie y la gente que tenía que ir a Hong Kong esperaba su turno. Nos han dado billete para las 15:30, no serían más de las 10 en ese momento. No había agua corriente, los lavabos no funcionaban, los locales solo podían dar todo lo que fuese a la plancha o de bote. Había mucha gente y no se podía esperar sentado en los asientos de espera, había gente en el suelo, fuera de la terminal en pequeños muros, cada uno se aposentaba como podía, eso sí, todo con un orden y templanza tremendos. El ferry ha salido a su hora y llegado a Hong Kong sin problemas. Nuestro nuevo hotel, el Best Western Harbour View está a dos paradas de metro desde la terminal de Hong Kong , llegamos muy fácil. Habitación en planta 11 de 36. Tiene una pequeña piscina en la azotea. Dejamos trastos y nos disponemos a dar una primera oteada de la zona para poder cenar y volver pronto que han sido dos días largos. Encontramos un japonés cerca con pinta de limpio. Cena por 249 HKD (25 euros) los dos, arroz con curry frutos del mar, sushi y tempura de pescado y verdura. Vuelta al hotel. Mañana más. Buenas noches!!!!

LUGARES “IMPERDIBLES” PARA PRÓXIMAS VISITAS EN MACAO:

  • Fortaleza de Guía, el primer faro moderno construido en la costa china en 1864 (Patrimonio de la Humanidad).
  • Torre de Macao, con su restaurante giratorio 360 grados en la última planta.
  • Rua de la Felicidade.
  • Rua de Tercena Flea Market, mercado de pulgas muy cerca de las Ruinas de San Pablo. Se aconseja ir después de la comida.
  • Museo del vino y Museo Gran Premio de Macao (Grand Prix).
  • Coloane: para ver Chapel of St.Francis Xavier, Coloane Library y la Aldea Cultural A-Má (está en la cima del Alto de Coloane, hay un shuttle gratuito que sale de la calle Seac Pai Van y va directo a la aldea).
  • Playas de Coloane: Cheoc Van Bay y Hac Sá al este. Para llegar a las playas se pueden coger los siguientes números de autobuses: 15, 21A, 25 y 26A.
  • Si no te quieres perder los osos panda puedes verlos en el Pabellón del Oso Panda Gigante de Macao, en la isla de Coloane en el Parque de Seak Pai Van, es como un zoo de 3.000 m2.
  • Portas do Cerco. Es la frontera que separa Macao de la China continental. Están situadas en el norte de la península de Macao.

¿CÓMO LLEGAR HASTA LA ISLA DE COLOANE DESDE MACAO?

Coloane y Macao están unidas por varios puentes, pero no se puede cruzar andando, por ello lo más aconsejable es realizar el recorrido en autobús:

  • Autobús número 21A desde el Templo de A-Má.
  • Autobús número 25 desde Portas do Cerco.

RECOMENDACIÓN: Aconsejamos estar entre 3 y 4 noches en Macao para poder visitar y disfrutar de este pequeño país.

Si quieres ver más sobre Hong Kong y Macao, pincha en los siguientes enlaces:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *